top of page

Por qué invertir en tu Employer Branding y cómo hacerlo paso a paso


Invertir en tu Employer Branding puede ser una decisión que cambie para siempre tu forma de atraer talento.


No estamos exagerando, es que ya se ha medido y demostrado el impacto que puede tener.


¿Sabías que el 92% de las personas consideran cambiar a una empresa con buena reputación?
¿Y que el 50% rechazaría un empleo en una compañía con mala reputación, incluso con una mejora salarial?

Aunque si todavía no has empezado a trabajar tu Employer Branding o si no sabes por dónde empezar, no te preocupes. En el post de hoy encontrarás el empujón que necesitas para arrancar. 💪



3 buenos motivos para invertir en Employer Branding



1. Reduce tus esfuerzos para atraer talento.


Encontrar candidatos es cada día más difícil. ¡Que te lo digan a ti!


Además del trabajo que te cuesta atraer e identificar a los perfiles adecuados, los tiempos y costes de contratación se ven afectados por la situación actual del mercado.


Con la inversión en Employer Branding, tu empresa se convertirá en un imán para el talento. Será más visible, resultará más atractiva y eso se traducirá en un mayor número de candidatos y mejorará mucho su calidad, incluso cuando no tengas procesos de selección activos.


El employer branding es tu oportunidad de presentar tu empresa a los/as candidatos/as de forma atractiva e inspiradora.



2. Mejora el compromiso y la satisfacción.


¿Cuántas personas van a su empleo cada día sabiendo que les daría igual trabajar en cualquier otra empresa?


Cuando una compañía no se preocupa por comunicar su propósito, valores y cultura al equipo, es normal que este termine por sentirse desubicado.


En cambio, cuando el porqué de la compañía está claro y las personas entienden su aportación, se sienten más motivadas en sus empleos.


De puertas afuera esto también tiene sus ventajas. Ante una oportunidad de cambio, muchos/as candidatos/as se decantan por una empresa con la que puedan tener sintonía.



3. Te protege frente a crisis de reputación.


Nadie está a salvo de una posible crisis de imagen (aunque esperamos que nunca tengas que enfrentarte a una).


Y para eso no hay mejor preparación que una marca fuerte.


Si has invertido desde hace tiempo en comunicar tus puntos fuertes como marca empleadora, serás menos vulnerable ante posibles problemas que puedan surgir con el tiempo.





Cómo trabajar tu Employer Branding paso a paso


1. Sienta las bases


Tu employer branding no surge de la nada, sino que hunde sus raíces en la propia empresa.


Así que el primer paso es analizar a fondo para definir 3 elementos importantes:


  • Propósito: aunque debería estar muy claro, te sorprendería la cantidad de compañías que tienen una misión difusa o mal definida.

  • Candidate persona: es decir, el candidato ideal que te gustaría atraer a tu empresa. Lo normal es tener varios, en función de los perfiles que sueles reclutar.

  • Employee Value Proposition: el conjunto de motivos que llevarían a una persona a elegir tu empresa frente a otra. Claro, no nos referimos sólo al sueldo, sino al resto de razones que hacen que una persona se sienta atraída y motivada.


Esto no va de ponerse creativo y de inventarse cosas raras. Para esta fase del trabajo te tocará investigar y hablar con tu equipo.


Recuerda que si tu Employer Branding transmite un mensaje que no se ajusta a la realidad, las personas terminarán por notarlo.



2. Despliega tu Employer Branding en estos puntos clave


Tu Employer Branding debería ser visible (y coherente) en todas las acciones que lleves a cabo.


Cada contacto con tus candidatos transmite un mensaje y el objetivo es que ese mensaje esté alineado con tu marca empleadora y tu cultura de empresa.


Vamos, que no tiene sentido que tu página de empleo diga que se valora mucho la comunicación dentro de los equipos y luego no contestes a un candidato/a que te ha pedido feedback sobre una entrevista.


Para empezar, te aconsejamos repasar cómo estáis comunicando en:

  • Página de empleo.

  • Ofertas de empleo.

  • Redes sociales.


Por supuesto, los emails y las propias entrevistas también dicen mucho. ¡Que no se te olvide integrar ahí tu Employer Branding!



3. Mide y analiza


Tenemos malas noticias… el trabajo en el Employer Branding no se acaba nunca.


Lo bueno es que una vez implantado, empezará a dar sus frutos y luego solo es cuestión de seguir comunicando de forma regular.


La inversión en Employer Branding suele reflejarse en las principales métricas de Recruiting: tiempos y costes de contratación, número de personas inscritas cualificadas y peso de las diferentes fuentes de talento.


Eso sí, para ver resultados reales y objetivos que nos ayuden a seguir mejorando tenemos que medir, establecer objetivos e ir ajustándonos siempre.





📚 ¿QUIERES APRENDER CÓMO MEJORAR TU EMPLOYER BRANDING PASO A PASO Y CONSEGUIR QUE TU EMPRESA SE DIFERENCIE DEL RESTO?


👉 La formación in-company de Employer Branding e Inbound Recruiting es perfecta para actualizar vuestra estrategia de atracción y fidelización de talento. Son formaciones adaptadas 100% a las necesidades y objetivos de tu equipo, por lo que será muy práctica y personalizada.


👉 Aunque si deseas hacer esta formación a nivel individual, la mejor opción para ti será el Máster de Inbound Recruiting y Employer Branding, donde a lo largo de 10 sesiones trabajaremos y aprenderemos de forma práctica el paso a paso para transformar tu estrategia de atracción de talento y que consigas a los candidatos que necesitas.


👉 La consultoría de Employer Branding e Inbound Recruiting está diseñada para resolver vuestros retos dejándolo todo listo y funcionando. Nos unimos a vuestro equipo y diseñamos e implantamos toda la estrategia para que no tengáis que preocuparos de nada.



Y si necesitas saber más de cualquiera de estas opciones o verificar cuál encaja mejor con tu situación y objetivos, puedes agendar una llamada sin compromiso con Toni:



104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page